Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 26 de julio de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Anita Pfann
Buenos Aires - Argentina
Me gusta leer, escribir.Me sorprende el amor. Amo la vida. Tengo una gran familia. Intento ser feliz a cada momento. No siempre lo logro. Sigo intentando.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Agosto 2011
Cuando el Oso Luchador Bongo llegó a Cañuelas
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

09/10/09 | 05:07: alejandro romero (letras al azar) dice:
Impresionante. Desgarrador e impresionante. Hay heridas que nunca cierran. Nunca mas.
29/08/09 | 09:08: mARTA ( ecos de la voz) dice:
gracias Anita por leer la gentileza que hice mia enviada por Marian. Los años Altos como decia una oyente de mi programa son el remanzo, la libertad, otra etapa del amor que trae consolidado un monton de lindos recuerdos,y tambien de los otros, experiencias, no se que edad tienes pero seguramente es la mejor. Sabes por que ? porque es tu vida hoy, porque estas viva, porque eres libre, porque no tiene que pedirle paso a nadie, porque amar es tu desicion. hasta pronto y te enviare otras cosas maravillosas que los adultos mayores me han regalado.
22/08/09 | 15:29: MARILEN ZWEIFEL dice:
muy bello este poema,te sigo leyendo.marilen -sahumerio de vainilla-
Vínculos
El árbol de los frutos de oro El árbol de los frutos de oro


Entregarse al lenguaje; hallar las palabras que dicen, que no dicen. Descubrir que detrás ... Ampliar

Comprar$ 25.00

Lapiz papel acuarelas pintemos cuentos


Compartir algunos escritos míos, participar con otros integrantes, aprender de todos.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Cuando el Oso Luchador Bongo llegó a Cañuelas



El circo mezcla arte y trabajo, muchas veces  conformado por una empresa familiar tradicional desde sus ancestros. Era  y es   la magia que comienza cuando los altavoces  y los carromatos pasan en desfile avisando que “solo por tres días” pasen a ver el mejor circo del mundo….

Magia que nos hace  correr a la puerta para ver si tienen tigres, leones.  Cuántos artistas son. Si vienen payasos, saltimbanquis, equilibristas, magos, trapecistas, o las máquinas diabólicas que giran vertiginosas en el globo de la muerte….

 Ni hablar de la emoción de haber sido  testigos privilegiados del armado de esa tienda enorme,  a la que se ansiaba entrar para ver si era cierto lo de la mujer barbuda,  en el baldío de  Libertad, Rivadavia y Antártida Argentina.

Grandes carpas totalmente de lona, con sillas de madera. El palco, pequeñas divisiones pegadas a la pista con cuatro preferenciales lugares, desde donde se podía respirar el aliento de los leones.  La pista generalmente era viruta.

El circo criollo era  aquel que tenía  pista y escenario o primera y segunda parte. La primera parte es aquella que se desarrollaba en el picadero, en donde se desplegaban  las habilidades, los números de trapecio, contorsiones y la infaltable pareja cómica "tony y payaso o clown". La segunda parte es la de actuación (el drama criollo, donde los payasos parodiaban a los gauchos).  
Los Podestá fueron los pioneros del circo criollo. Ellos crearon la "segunda parte" con pantomima gauchesca. El primer y más famoso drama es el titulado "Juan Moreira".

Precisamente se representaba  esta obra  en el predio   de la calle Libertad, con muebles prestados por los vecinos y para los papeles secundarios se contrataban personas del pueblo que se iban a ofrecer.

Un conocido vecino actuaba de soldado que debía  luchar con  Juan Moreira y perder la pelea hasta caer muerto.

Sucedió que  un  grupo de amigos fue a verlo. Al cruzarse los sables en la pista,  comenzaron a alentarlo, cosa que envalentonó al  cañuelense  que no se dio por vencido jamás,  propinado una flor de paliza al primer actor entre los aplausos y gritos de los presentes.

Otros clásicos  que no  por repetidos  y simples   nos aburrieran  sino todo lo contrario,  eran las ruidosas cachetadas con sombreros que volaban, o  el “aquí no se puede tocar “o la incomparable actuación de los payasos Coma y Beba, que escribían la desopilante carta a una enamorada.

Los trapecistas en sus hamacas, que hacían sus piruetas con una cama elástica como toda protección de la caída cortaban la respiración en sus idas y vueltas. Una vez vi caer a  uno de ellos…. la función continuó. Al finalizar la misma, un maltrecho trapecista salió a saludar al angustiado público.

También  recuerdo el famoso el Oso Luchador Bongo. Era un animal de gran porte, que por supuesto sufría  transformaciones para  actuar en la pista (para manejar a los osos se les coloca un aro y una cadena de hierro que les perfora la nariz y el labio) pero eso el público no lo sabe. El domador, tiraba de la cadena  o se la aflojaba de acuerdo a la fuerza que quisiera dejarle libre al animal  y entonces, el atrevido  contrincante rodaba por el suelo, junto con las promesas que hacía el presentador de ganarse unos buenos pesos.

Un conocido  vecino de Cañuelas fue el único que pudo vencerlo (o soportar sus garras  envueltas en guantes) en el tiempo previsto. Muchos probaron envalentonados y arrojados  al suelo de la jaula sin miramientos.

El Circo Mejicano Veracruz que estuvo en Cañuelas por los años setenta  tuvo  un gran payaso que vive aún en Cañuelas: Pino Ivanovich, conocido como Panqueque. Inmejorable en su recitado: pobre… y triste payaso….

Otro gran  vecino de nuestro pueblo, un hombre maravilloso Esteban Fantino se vestía de payaso con otros amigos en sus horas libres de trabajo (Raulito Pelorosso, Tito Abdo, Daniel Girotti, Betty Barcia) para actuar  a beneficio  para  los chicos, jugó a entrar a la jaula con el Oso Luchador Bongo.

Claro, nadie sabía  que le iban a cerrar la puerta y aflojar la cadena del oso.

¡Amigo del alma, que susto nos pegamos viendo cómo el oso se te iba encima y vos, vestido de payaso trepabas rápidamente las paredes de la jaula para escapar!

Todos aplaudían creyendo ver una actuación  magnífica. Sólo unos cuantos  perdimos el aliento esa noche.

El circo….para muchos, un icono de una época que lentamente se va diluyendo  con nuestra infancia. Para los más pequeños,  por más  cibernautas que sean,  el milagro sigue vigente.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
25/07 | 12:42 Donde no hay sonido
11/07 | 13:18 El duende del mapero
11/07 | 13:16 ¿Me llamas?
11/07 | 13:14 LOS INDESEABLES


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS